Evolucionando

febrero 22, 2012

He decidido probar a pasar el blog a Google, para tenerlo todo integradito: gmail, G+, mi Android… todas esas cosillas que a mí me gustan 🙂

Si te apetece, nos vemos en http://fernandoclarosdeluna.blogspot.com/

Anuncios

Récord de procrastinación

febrero 19, 2012

Acabo de cerrar una tarea que llevaba en mi lista desde Noviembre de 1999. 

13 años es mi nuevo récord de procrastinación.

En esta época de mi vida hay demasiadas cosas que quiero hacer y aprender. Esto me ha llevado a optimizar de maneras extrañas mi tiempo. Una de estas cosas (sí, hay más) es escuchar cosas que necesito aprender mientras hago mis tareas:

  • Me pongo los cascos inalámbricos conectados al PC y dejo reproduciendo vídeos de conferencias que necesito escuchar.
  • Conecto los cascos al móvil y reproduzco con un programa que lee con un sintetizador de voz los artículos de texto que tengo almacenados en mi lista de “Read later”.
El 95% del tiempo que he estado cocinando, limpiando, en la ducha, yendo a la compra, etc, he estado en uno de los dos casos anteriores.
Apenas leo libros técnicos por necesidad (sí que continúo leyendo una novela en la cama si me apetece, pero eso es otra historia): me los busco en pdf o en formato ebook y los paso por uno de esos dos mecanismos que describo más arriba.
No tengo tiempo para hacer todo lo que quiero, pero sé perfectamente lo que quiero y no quiero cejar en mi empeño de conseguirlo. Lo más importante es que mientras hago esto, estoy disfrutando. Me gusta aprender, me gusta crecer y me gusta optimizar las cosas. La sensación de progreso sería ya una recompensa en sí misma.
Normalmente la gente me  dice  “Vive, hombre, que solo se vive una vez”. Ya estoy viviendo, porque todo esto lo hago mientras hago mis labores, lo cual las hace más llevaderas, y además no me privo del tiempo de hacer las cosas que me gustan: jugar a cosas (tengo más de 100 horas logadas en el Battlefield 3), estar con la gente que quiero, ir a mis clases de canto, hacer deporte y reservar un rato para pasear en silencio y soledad (algo que voy a hacer exactamente en nueve minutos).
Siempre pienso esto: “Cuando estés a las puertas de la muerte no echarás de menos haber pasado una hora más en la oficina”. Creo que es cierto, y nada de lo que he descrito aquí es un trabajo para mí, ni es equiparable a estar en la oficina.
La frase que lo describe perfectamente es esta: “Cuando haces algo que te gusta, una hora parecen cinco minutos. Cuando haces algo que no casa con tu espíritu, cinco minutos parecen una hora”.
Recordad la sabiduría del Auryn, que decía “Haz lo que quieras”, pero su significado era muy diferente de “Haz lo que te apetezca” (http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%81uryn)
Lo que quiero decir a todas las personas que me recomiendan que no haga tantas cosas es que se dediquen a lo que  les gusta, en lugar de soportar su vida diaria, esperando a que llegue el fin de semana. Y luego que vengan a contármelo otra vez.

El mundo en tus manos

marzo 23, 2009

El mundo está en manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y de correr el riesgo de vivir sus sueños. 

Hoy me siento creativo.

No sé por qué ni cómo se llega a este estado. Ayer no dormí especialmente bien, no descansé demasiado – de hecho dormí cinco horas, un poco por debajo de mi media habitual. Sin embargo, he tenido una reunión de brainstorming acerca del nuevo juego que vamos a desarrollar y, no sé por qué, ya sabía que se me ocurrirían muchas cosas.

Me gustaría poder controlar esta sensación o, al menos, poder influenciarme en las direcciones adecuadas de modo que pudiera autoinducir un estado mental que favoreciera la generación de ideas.

Tengo que investigar acerca de la creatividad.

Optimismo

octubre 29, 2008

Yo siempre tiendo a pensar que el vaso está medio lleno, y no medio vacío, pero si un día – por cualquier motivo – de repente me encuentro pensando que el vaso está medio vacío, aplico mi solución personal:

Lo vacío del todo, lo lleno por la mitad y entonces lo vuelvo a ver medio lleno.

La cantidad de tiempo que dedicas a practicar una disciplina mental puede tener una importante influencia sobre cómo de rápido absorbes la nueva información y llegas a dominar nuevas habilidades. No creo que practicar durante horas hasta que el cerebro nos eche humo sea la mejor manera de alcanzar el éxito. Un elevado número de repeticiones no va a grabar a fuego la habilidad en tu cerebro, simplemente hará que el proceso de aprendizaje sea aburrido y desagradable.

Nuestro cerebro necesita de tiempo para procesar la información y reflexionar acerca de ella.

La manera más eficiente de aprender una nueva habilidad es practicar frecuentemente durante cortos periodos de tiempo.  En un estudio acerca del tiempo que tardaban los nuevos trabajadores de una oficina postal en aprender a leer y gestionar los códigos postales se demostró que los individuos que practicaban la habilidad en periodos cortos y frecuentes aprendieron la habilidad mejor y más rápido que los que practicaban durante largos periodos.

Así como rezan los dichos “la esencia viene en tarro pequeño” o “lo bueno, si breve, dos veces bueno”, de cara a maximizar la eficiencia de nuestros procesos de aprendizaje la regla “Poquito pero frecuente” nos ayudará a alcanzar nuestro objetivo más fácilmente y con mayor grado de éxito.

Plaga de langosta

octubre 3, 2008

Hoy quiero contaros la verdad acerca de la que posiblemente la más frecuentemente malinterpretada de las siete plagas: la de langosta.

Esta plaga no tiene nada que ver con un montón de animalitos aterrorizados que arrasaran cosechas a su paso, sino con un tranquilo pueblecito donde sólo había una mujer. Obviamente, esta mujer vivía bajo el acoso de todos los pueblerinos y sus constantes alusiones al sexo. Como es normal, la pobre fémina desarrolló una conducta de rechazo que le ganó el sobrenombre de “La estrecha”.

Un día, tras una noche salvaje con un desconocido descubrió que había contraído una enfermedad venérea de carácter grave. Viendo que sus días estaban contados, en un arranque de locura pensó en vengarse de los palurdos que le habían amargado su corta vida. Así pues, comenzó a comportarse sensualmente y poco a poco fue acostándose con ellos, contagiándoles y consiguiendo a corto plazo extinguir toda vida del pueblo.

Esta es la verdadera historia que hoy conocemos como “La plaga de la Angosta”.

“War does not determine who is right – only who is left.”

Bertrand Russell