Carga tu barra de dar

abril 19, 2007

Dar, dar y dar.

No puedo transmitir cuán importante es esta regla fundamental de la vida: Mientras más des, más conseguirás.

A medida que van pasando los años me doy cuenta de cuantas cosas me han resultado beneficiosas en el pasado – incluso sin que entonces me diera cuenta. Hace cinco años nunca hubiera pensado que estaría escribiendo este post. Mirando hacia atrás me doy cuenta de cuánto me ha ayudado ayudar a los demás. No creo en la “ayuda táctica”, ayudar a unos pero no a otros con el objeto de encontrar la mejor manera de conseguir algo para uno. Creo que ese tipo de pensamiento consume demasiado tiempo, mientras tratas de discernir cuál tu mejor “retorno de inversión“. Yo prefiero una estrategia más simple: Cuando tengo los recursos y el conocimiento para ayudar a alguien, lo hago.

El marketing y las ventas siguen la regla de dar

Si navegas un poco por cualquier foro de marketing o de ventas, probablemente encontrarás a mucha gente preguntando cosas como “¿Cómo puedo aumentar mi tráfico?”, “¿Cómo puedo incrementar las ventas?”, “¿Cómo puedo conseguir que me suban el sueldo?”, “¿Qué hago para que me promocionen?”. Son buenas preguntas, pero me parece que una aproximación más correcta sería concentrarnos en dar.

dar-versus-recibir.png

Antes de pedir, carga tu Barra de Dar

Desde luego, habrá muchos lugares donde nos exijan que demos mucho más de lo que es justo que demos, pero incluso en esos casos, si queremos optar a una mejora, si queremos levantar para pedir – o exigir – cualquier cosa, hasta la más trivial, primero debemos dar. En lugar de preguntarnos cómo podemos conseguir más tráfico, me parece más adecuado preguntarnos “¿Cómo puedo ofrecer más valor a la gente?”, “¿Cómo puedo mejorar mi producto para que incorpore las sugerencias de la gente?”. En lugar de preguntarnos cómo conseguir un mejor salario o una promoción, podríamos pensar “¿Cómo puedo hacerme diez veces más valioso para la compañía?” o “¿Cómo puedo mejorar mi trabajo para ser cien veces más beneficioso para la compañía?”.

  • Cada vez que respondas a una de esas preguntas, cargarás un poquito tu Barra de Dar, que es el indicador de cuánto poder de exigencia dispones en un momento dado.
  • Cada vez que pidas algo, esto se reflejará como un descenso de tu poder de exigencia y tu Barra de Dar se descargará en una medida proporcional a la importancia de lo que pidas.

El coste de las peticiones se calcula según la siguiente fórmula (aunque puede variar en función de las personas y el entorno):

 

x = El coste de la petición

A = Cuánto te importa lo que pides

B = Cuánto le cuesta a la empresa dártelo

C = Estado de carga actual de tu Barra de Dar, siendo cero la carga mínima y uno la máxima.

coste_de_pedir3.gif

Es decir:

  • Que si algo es muy importante para ti, es posible que luego eso sea utilizado en el futuro como excusa para no concederte otras peticiones, aunque el factor con más peso suele ser el coste para la empresa.
  • Que el coste de una petición es muy inferior para una persona que pide cuando ha dado mucho, contrapuesto al de una que ha dado poco.

Naturalmente, faltan muchas variables por considerar aquí, pero la idea general está razonablemente representada.

Así pues, cuando encuentres las respuestas a las preguntas de cómo dar, las partes de cómo conseguir le seguirán de un modo natural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s